Abandonó Venezuela por la crisis y pide un trabajo

0
512

“Solo pido un trabajo”, expresó Starly Chacón, preocupado por la situación en la que vive en Argentina. El joven de 28 años, nació en Venezuela y reside en forma legal en el país desde hace 8 meses. Es arquitecto y su currículum ya está en más de 30 oficinas y dependencias públicas y privadas.
En su mochila carga con una carpeta en la que ordenadamente guarda todos los papeles que acreditan su profesión, su situación legal en Argentina, su buena conducta y los proyectos de obras y trabajos que realizó en su país natal.

Sin embargo, Starly siente y expresa que su discapacidad parece ser la razón principal por la que no logra obtener un empleo. Starly es sordo.
“Cuando te llaman y se dan cuenta que soy sordo, automáticamente me descartan. Incluso expresan: “arquitecto y sordo, mmm'”, contó tristemente este joven.
Starly Chacón vivía de su profesión en Venezuela. “Trabajaba en un estudio y era profesor. Pero el dinero que ganaba con dos empleos, apenas si alcanzaba para comer”, contó.

En una Venezuela pobre, donde los alimentos son caros e inaccesibles, y los medicamentos no se consiguen, con dos padres ancianos, Starly, al igual que sus tres hermanos y primos buscó nuevos horizontes.

Sus hermanos partieron a México y España, mientras que sus primos se fueron a Perú, Estados Unidos y Francia.
“Un amigo de Argentina se ofreció a pagarme los pasajes y ayudarme a llegar. Le dije a mis padres que vinieran conmigo, pero son ancianos y afirmaron que no dejarían Venezuela. Así llegué hace 8 meses acá”, contó a El Tribuno.
Durante todo este tiempo, Starly vivió de la solidaridad de sus amigos. Ellos le pagan la comida e incluso hasta lo que viste y calza. “No puedo seguir así. Necesito trabajar”, dijo con desesperación.

Si bien Starly es arquitecto no rechaza ningún empleo. Presentó su currículum en cuanta oficina oficial y privada pudo.
Hace unos meses su carpeta personal llegó hasta el Poder Judicial. Allí le expresaron que su legajo debía ser estudiado y que verían si podía acceder a un cargo como secretario en alguna oficina. “Hasta ahora nada, como en todos los lugares donde me presenté”, agregó el joven.
Cansado de tocar puertas y visitar constructoras, inmobiliarias y oficinas de desarrollo urbano, Starly ya no duda en pensar que su condición de sordo es el gran impedimento para acceder a un puesto de trabajo.

Su discapacidad auditiva no afecta ninguna área de su desarrollo intelectual. En su búsqueda de empleo tomó contacto con otras personas hipoacúsicas de Salta.

Fueron ellas quienes le expresaron que en Salta, si bien hay una normativa vigente que establece la incorporación de personal con discapacidad, en las instituciones públicas esta legislación no se cumple.

Los interesados en comunicarse con Starly Chacón pueden llamarlo al 3875113438.

Fuente